Qué sucede si fallece uno de los dos titulares de la cuenta bancaria

Cambiar de cuenta bancaria

Existe una leyenda urbana que afirma que cuando fallece el titular de una cuenta bancaria el banco se queda con el dinero si no hay ningún otro titular. Pues bien, esto es rotundamente falso. Tampoco ocurre así en caso de fallecimiento de uno de los dos titulares de una cuenta bancaria.

Tras la muerte de una persona se abre el proceso de sucesión, que puede llevar meses o incluso años, por eso es importante que el dinero que haya en las cuentas corrientes se toque lo menos posible.

¿Titular o autorizado?

Si quien fallece es el titular, el autorizado deja de tener esta condición desde el mismo momento del fallecimiento. Desde ese instante no puede sacar ni todo ni parte del dinero sin autorización de los herederos. En caso de hacerlo podría enfrentarse a importantes sanciones.

En caso de fallecimiento de uno de los dos titulares de una cuenta bancaria, se entiende que el saldo era de ambos por mitad. Así que el titular que queda vivo podrá sacar la mitad de lo que haya en la cuenta a fecha de fallecimiento sin necesidad de consultar con los herederos ni tributar por ello en el impuesto de sucesiones.

Lo que hacen los bancos en estos casos es bloquear las cuentas una vez que tienen conocimiento del fallecimiento de uno de los titulares. Así se aseguran de salvaguardar el saldo para que cuando llegue el momento los herederos puedan disponer de él. Pero no bloquean todo, solo la parte del saldo que correspondía al fallecido.

¿Cómo informar al banco del fallecimiento?

La comunicación a la entidad bancaria debe hacerse lo antes posible. Puede hacerla el otro titular de la cuenta o cualquier heredero.

Lo que se suele solicitar en estos casos es una copia del certificado de fallecimiento y algún documento del que se derive la condición de heredero. Si todavía no se tiene el testamento o no se ha hecho la declaración de herederos, suele valer con el libro de familia.

Se inicia entonces en el banco un proceso de testamentaría al que habrá que añadir más tarde los documentos necesarios. Es decir, el testamento o la declaración de herederos en su defecto.

Al presentar la declaración de fallecimiento el banco bloqueará la cuenta, pero no dará información a los herederos sobre saldos y otros datos hasta que estos no puedan acreditar legalmente que están llamados a la herencia. Para esto necesitarán o bien un testamento o bien una declaración notarial de herederos.

Si eres cotitular de una cuenta con otra persona y esta fallece, lo mejor es que comiences el proceso de testamentaría cuanto antes. También es recomendable que desde el primer momento abras tú otra cuenta para gestionar tus ingresos y gastos hasta que la herencia se resuelva. Compara las diferentes opciones de cuentas bancarias que tienes hoy en día a tu disposición y escoge la que mejor se adapte a tus necesidades.

Puede que también te interese leer:

¿Qué es una cuenta de ahorro y cómo selecciono la mejor?

Cómo gestionar tu patrimonio correctamente.

A qué hora abren los bancos en España.

¡Compara! Ahorra tiempo y dinero

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

¡Compara en solo 2 min!

Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.