Qué son los préstamos bancarios no garantizados

Qué-son-los-préstamos-bancarios-no-garantizados

A lo largo de nuestra vida nos pueden surgir diferentes situaciones en las que será necesario pedir préstamos bancarios. Para adquirir una vivienda, para comprar un coche, realizar una reforma, montar un negocio, etc. Lo que debemos tener claro a la hora de contratar un producto de este tipo es que existen préstamos bancarios garantizados y préstamos bancarios no garantizados.

¿Cómo funciona un préstamo bancario no garantizado?

Como su propio nombre indica, un préstamo garantizado es aquel que está respaldado por una garantía. El caso más típico es el préstamo hipotecario, que queda garantizado con la propia vivienda.

Por el contrario, en el préstamo no garantizado no existe garantía, por lo que supone un mayor riesgo para la entidad que presta el dinero. El ejemplo más habitual es el de las tarjetas de crédito.

Ventajas de los préstamos no garantizados

No tienes que garantizar el pago con una propiedad o un aval, por lo que a priori es un producto que puede ser solicitado por cualquier persona solvente económicamente. Esto implica que en ningún momento pones en riesgo ni tu casa ni los bienes de terceras personas (avalistas).

Ahorra 128€ de media en tu Préstamo comparando en nuestro buscador

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

  • Solicita de 1.000 a 50.000 euros
  • Desde 1 año a 8 años
  • Desde 5% TAE
¡Compara Préstamos Personales: en solo 2 min!

Además, al no haber una garantía el proceso de estudio de viabilidad del préstamo es mucho más rápido de llevar a cabo y más barato.

Desventajas de los préstamos no garantizados

Este producto también tiene algunos inconvenientes. Quizá el más importante es que, al no haber una garantía, el tipo de interés que se aplica es más alto, mientras que el plazo de amortización suele ser más corto que en los préstamos garantizados.

Es, en general, un producto menos flexible en el que además las cantidades que se pueden obtener no son tan altas como en los casos en los que se ofrece una garantía de devolución del préstamo.

¿Son recomendables los préstamos bancarios no garantizados?

Sí, en aquellos casos en los que necesites una cantidad de dinero que no sea demasiado alta, por ejemplo para adquirir un coche o para pagar la celebración de una boda. Si tienes ingresos regulares y eres solvente, no tendrás problemas para obtener financiación.

Probabilidad de obtención™

¿No estás seguro de que puedas acceder al producto que quieres? No te preocupes, con nuestra herramienta de probabilidad de obtención podrás saber cómo de probable es que te concedan ese producto financiero que estás buscando.

¡Compara en solo 2 min!

Eso sí, te aconsejamos que hagas una comparativa de préstamos no garantizados antes de tomar tu decisión, puesto que las condiciones pueden cambiar mucho de un banco a otro. Presta especial atención a factores como el tipo de interés aplicable, los intereses de demora y el plazo de amortización. Escoge el producto que mejor se adapta a tus necesidades y accede a la financiación que necesitas.

Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.